Color Correction

Saber cómo corregir el color de la piel es fundamental para cualquier MUA profesional, y sin una buena comprensión de la teoría del color, no es posible hacerlo.

La corrección de color se basa en la teoría del color y por lo tanto para rectificar la decoloración, es necesario tener en cuenta los tonos opuestos en una rueda, ya que estos contrarrestarán entre sí.


¿Suena simple? Sin embargo, hay solo un momento y un lugar para corregir el color, y la verdadera habilidad consiste en la capacidad de reconocer las sutilezas del tono particular de la piel de cada rostro, sabiendo dónde y cuándo usar la corrección y tener una apreciación completa de sus riesgos y beneficios


Problema. Solución

Como su nombre lo indica, se requiere una corrección de color cuando algo necesita corregirse. Es una solución a un problema, y no necesariamente se requiere con cada rostro en el que trabajas. Por ejemplo, si no puedes lograr un tono de piel equilibrado, uniforme y estable, ocultar ojeras, áreas de enrojecimiento y manchas, solo con una base y el corrector, entonces deberas realizar la corrección del color.

Si decides corregir, deberás seguir tres pasos. En primer lugar, identificar dónde corregir, como por ejemplo la zona debajo de los ojos o alrededor de la nariz. Luego tendrás que determinar exactamente qué es lo que pretendes ocultar, que podrían ser sombras, tonos amarillentos o rojizos, y solo entonces podrás determinar los colores y el producto correctos que necesitarás, y es vital que elijas con cuidado, de lo contrario el maquillaje podría ser desastroso.


Paul Merchant, Director Global de Maquillaje en Kryolan, siempre tiene su confiable rueda a mano: "Siempre es útil tener una rueda de colores en tu kit. He estado corrigiendo el color durante muchos años, en todo tipo de maquillajes artísticos, y todavía la utilizo cuando me encuentro con un trasfondo inusual.“


Presente & correcto

No se deben subestimar la fuerza de los correctores de color. Una vez que hayas identificado las áreas problemáticas utilizando tu rueda de colores y comprendiendo los tonos y matices de la piel (consulte el número 4 de M.U.I. para obtener una guía completa sobre esto), entonces tendrás todo un espectro de soluciones a tu alcance:


Amarillo – se puede usar para ocultar matices morados o azules, como ciertos casos de venas varicosas, hematomas, estrías o capilares rotos.


Pink & rojo – adecuado para usar alrededor de los ojos, para eliminar las ojeras.


Naranja & salmon – un remedio para las ojeras y las manchas oscuras, causadas por el envejecimiento o el daño solar e incluso para disimular un moretón azul, y uno de los favoritos del educador de Kryolan, Jos Brands, que usa el naranja regularmente para elevar ciertos tonos de piel oscuros.


Verde – uno de los tonos correctores más utilizados; se usa para camuflar cualquier cosa, desde enrojecimientos moderados y manchas, hasta marcas de nacimiento, erupciones cutáneas, marcas de acné y afecciones de la piel con características particularmente rojas.


Melocotón –: una versión más clara del naranja, así que úsalo para azules más pálidos, como círculos debajo de los ojos.


Violeta, lila & azul – elije morado y violeta para neutralizar los tonos amarillos, y el tono azul corrige el naranja, así que útilízalo para cubrir manchas y camuflar el bronceado falso.


Tómate tu tiempo para decidir tu estrategia de corrección, y una buena regla general es hacer coincidir la intensidad del color con la claridad u oscuridad del tono de la piel. Si la piel es clara, es probable que necesites los tonos más pálidos en tu paleta, la piel mediana a oliva necesita una versión más oscura, y los tonos de piel más profundos requerirán aún más oscuro. Por ejemplo, el rosa puede funcionar bien debajo de los ojos, para una modelo de piel pálida, mientras que una persona de piel más oscura requeriría un tono más anaranjado-durazno. La misma regla se aplica a todos los tonos de corrección.


Los correctores correctos

Hay varios tipos de productos y aplicaciones diferentes a los que puedes recurrir para la corrección del color. Los más comunes son los cremosos y los fluidos, y el recurso que utilices dependerá de las preferencias personales y las características específicas de la piel.


Los fluidos, como Ultra Make-up Base, son ideales para correcciones menores y proporcionarán una cobertura más clara; perfecto para equilibrar la piel y cubrir imperfecciones.


Las cremas ofrecen una cobertura media y alta para ocultar un color más pronunciado, molestias en la piel y pigmentación. Dermacolor Camouflage Creme ha sido desarrollado específicamente para corregir problemas de la piel. Tambié puedes probar Ultra Foundation Color Circle, que viene en ruedas de tres, cuatro y seis colores, con 35 combinaciones en total.


No se equivoquen...

Cuando se trata de la aplicación, es necesario evitar que los tonos correctivos se vean a través de la base, o que la piel se presente sobrecorregida, por lo que es crucial que el color sea perfecto. Analizar la piel bajo la luz natural y neutral es la mejor manera de hacerlo correctamente.


Utiliza correctores sobre el primer y debajo de la base. Ten cuidado si estás corrigiendo una piel sensible, utiliza un primer a base de agua para pieles sensibles, como Ultra Underbase. Fija siempre cada capa de maquillaje con un polvo que sea compatible con la base. El error más común en la corrección, es no fijar el maquillaje de manera efectiva, lo que puede generar que los colores se mezclen entre si la piel tome un aspecto extraño y manchado.


Otro error común suele generarse en el área debajo de los ojos. La piel alrededor de los ojos es más delgada y si se aplica demasiado maquillaje, esto puede provocar un efecto de envejecimiento, así que mantén las capas finas y prueba Make-up Blend para diluir bases cremosas y hacer que la cobertura sea más transparente. De hecho, "menos es más" debería ser tu mantra general para corregir el color: demasiado corrector puede producir el efecto opuesto y llamar la atención sobre el área que estás intentando ocultar. Utiliza solo unas gotas y mezcla bien.


Una vez que domines los conceptos básicos de la corrección del color, descubrirás que los beneficios son infinitos. Por ejemplo, podrás usar menos base y corrector gracias a sus propiedades de contrapeso, lo cual es particularmente ventajoso para trabajos de fotografía de alta resolución, ya que si el maquillaje es demasiado pesado, se verá descuidado a través de una lente de cámara.


La corrección del color es una técnica simple pero multifacética para el MUA, y si se utiliza correctamente puede hacer que el trabajo pase de ser bueno a espectacular. Pero es necesario trabajar con cuidado y sensibilidad, aconseja Paul Merchant: "Es importante controlar las expectativas al corregir las condiciones de la piel, como es el caso de marcas de nacimiento elevadas. La corrección del color solo cambia el color, no la textura: no disimularás las líneas o las áreas elevadas, pero puedes trabajar extremadamente fuerte para disfrazar los problemas de la piel y transformar vidas, no solo la apariencia."

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo